¡Seamos flexibles!

¡Seamos flexibles!
Transcurridos más de dos años desde la entrada en vigor de la reforma laboral, parece claro que la reforma es más famosa por la parte más agresiva y negativa que contiene despido que por las bondades que atesora, sobre todo en materia de flexibilidad interna de las empresas. En efecto, la reacción inicial de las empresas ha sido la reducción de sus plantillas en un escenario de teórica mayor facilidad y menor coste para llevar a cabo los despidos colectivos. Sin embargo, la contestación judicial de los procesos de despido, así como la evidente mejora de la situación económica, nos hace que de una vez por todas digamos: ¡basta ya de despidos!, ¡seamos flexibles!


http://www.cincodias.com/img/logoRSS.gif

Leer articulo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: